Una de las principales dudas que salen a la luz a la hora de hablar sobre casas modulares o viviendas industrializadas es dónde se pueden construir.

Especialmente, si el terreno donde vamos a construir la casa modular requiere alguna especificación diferente o especial. Y la verdad es que no. Las casas modulares no se diferencian de las tradicionales en cuanto los requisitos del suelo.

Los solares para casas modulares deben cumplir con los mismo requerimientos que las casas tradicionales. En cuanto a la configuración de la parcela no hay limitaciones por desniveles, pendiente o forma, sin embargo, cuanto más llano sea el terreno, más fácil y económico será la implementación de la vivienda. La calidad del terreno y el estudio geotécnico también serán importantes para determinar el tipo de cimentación requerida para la vivienda

Algo que, por supuesto, hay que tener en cuenta es la edificabilidad permitida en dicho solar,  además de que cuente con acceso a la red general de suministros públicos. Para poder construir una vivienda unifamiliar modular, al igual que sucede con las convencionales, es necesario que el terreno sea urbano o urbanizable. Para ello será recomendable pedir la ficha urbanística de la finca al Ayuntamiento correspondiente para saber si se puede edificar y qué condiciones se deben cumplir.

Más allá de eso, la elección del terreno dependerá generalmente de las necesidades del cliente final, sus gustos y presupuesto. Las dimensiones de la parcela también es un elemento a tener en cuenta, sobre todo si se piensa ampliar la vivienda en años próximos.

También es importante, una vez tengamos la ubicación del terreno, elegir cuál será la mejor orientación de la vivienda, generalmente una orientación que permita aprovechar al máximo las posibilidades energéticas de la ubicación.

Sin duda a la hora de elegir la orientación y la distribución de las habitaciones el sol y su movimiento es algo a estudiar. En verano la orientación este y oeste se lleva la mayor parte de la radiación solar, mientras que en invierno los parámetros orientados al sur reciben la mayor parte de radiación.

Así, normalmente en los climas fríos y húmedos se opta por una orientación sur en la que los rayos solares inciden en la vivienda durante casi todo el día en otoño, invierno y primavera para reducir el gasto de calefacción.

Por otra parte, una buena opción para la mayoría de las casas suele ser la orientación este, en la que el sol incide  más por la mañana y el calor se acumula.

En CIDARK somos especialistas en viviendas prefabricadas y modulares. En nuestro apartado de Proyectos puedes consultar algunos de nuestros últimos trabajos.