No exageramos con el titular al decir que Chile puede ser considerara la mina de occidente, veréis que las cifras hablan por sí mismas.

Probablemente, los componentes de esa Tablet o Smartphone que tienes a mano (y que te es tan imprescindible) hayan sido fabricados a partir de recursos minerales de este país latinoamericano. No en vano, Chile es líder mundial en la producción de cobre, molibdeno, plata, oro, litio, yodo y nitratos naturales.

En el caso del cobre, Chile lidera la producción planetaria de este metal, alcanzando el año 2012 un total de 5.433 KTMF, representando el 31,8% de lo generado a nivel mundial y reuniendo  a cinco de las 10 mayores minas. Además, cuenta con operaciones de las principales empresas mineras del mundo como BHP Billiton, Barrick, GlencoreXstrata, AngloAmerican, Freeport-McMoran Copper & Gold, Antofagasta Minerals, SQM y la estatal chilena Codelco, entre otras.

El impacto de la minería chilena en el PIB del país es brutal: supone alrededor del 13% del PIB nacional, al que habría que sumar todos los sectores industriales y de servicios que giran alrededor. Sólo en exportaciones, supone un 59,7% del total aportando un 14% en ingresos fiscales. Por si fuera poco, se trata de un sector en pleno crecimiento, ya que según el último catastro de Cochilco (Comisión Chilena del Cobre), la cartera de proyectos de inversión en minería a materializarse hasta el año 2021 alcanza los US$ 112.000 millones.

mina01

Sin embargo, la mayor industria chilena se enfrenta a varios desafíos nacionales, dos por encima del resto: el alto coste de la energía y la sequía que asola buena parte del país desde hace cinco años.

En un país con grandes recursos económicos y una de las mayores tasas de irradiación solar, parece obvio que la salida a la dependencia energética venga de la mano de tecnologías solares. De hecho, son varios los proyectos para la construcción de nuevos campos fotovoltaicos que buscan colocar a Chile en un nivel de autoabastecimiento energético en las próximas décadas.

Mientras tanto, las empresas mineras se están apresurando en obtener procesos más eficientes para la extracción del mineral, pero parece que hasta ahora han dejado de lado, o al menos no han sido conscientes, de que la eficiencia de sus procesos también está ligada a las características de sus edificios. No olvidemos que la mayoría de las explotaciones y sus campamentos para trabajadores, se sitúan en cotas de 2.000-3.000 e incluso por encima de los 4.000m de altitud respecto al nivel del mar, sufriendo temperaturas negativas cercanas a los -16ºC varias semanas al año.  Por tanto, deben buscar soluciones de edificios industrializados que mejoren la eficiencia energética de sus campamentos, con un ahorro energético y de costes muy importante.

En cuanto a la sequía, la solución no es tan sencilla. La industria minera requiere de gran cantidad de agua dulce para sus procesos  y esto choca frontalmente con las poblaciones que dependen de este recurso para su supervivencia. Son muchas las regiones donde se ha abandonado la agricultura y en las que su población se ha visto obligada bien a cambiar de oficio o directamente a emigrar.

Exponor CIDARK

El ofrecer soluciones constructivas en seco no va a solucionar el problema, pero al menos contribuirá a reducir el consumo hídrico de las mineras y por tanto a colaborar en que las regiones dispongan de más agua potable para su desarrollo.

CIDARK, de la mano de LAGUNAK-Chile, estuvo presente en la feria EXPONOR 2015, la mayor feria minera de Chile junto a EXPOMIN, para presentar nuestro Sistema Constructivo P3 y ofrecer a la minería edificios industrializados de nueva generación. Estamos convencidos de que el nivel de eficiencia de nuestras soluciones, tanto a nivel energético como logístico, supondrán un salto cualitativo para la industria minera y en un futuro, para otros sectores como el de la vivienda.

Más información:

https://www.cidark.com/es/sistema-p3/

https://www.cidark.com/es/productos/

Referencias: 

www.exponor.com

www.diariolatercera.com